Quemar grasa corporal

Posted by admin on noviembre 7th, 2012

Cuando pretendemos adelgazar porque padecemos sobrepeso u obesidad, es frecuente realizar trabajos aeróbicos para quemar calorías y perder grasa. Pero para optimizar la quema de grasas, el entrenamiento interválico es de gran ayuda. No obstante, de este se desprende el entrenamiento intermitente que se considera lo último para lograr el objetivo de reducir grasa en el cuerpo.

 

El entrenamiento intermitente permite ganar resistencia y al mismo tiempo permite quemar grasas al trabajar de un modo específico. Se diferencia del entrenamiento interválico en que las pausas de recuperación son más cortas, al igual que los tiempos de esfuerzos, durante los cuales la intensidad de trabajo es mayor.

Además, la recuperación se realiza en actividad con leve disminución de la frecuencia cardíaca respecto al período de esfuerzo, por lo tanto, podría ser considerado por algunos autores como un entrenamiento interválico continuo, pero con intervalos mucho más cortos, ya que en ocasiones los períodos de esfuerzo y descanso no superan los 30 segundos.

Para potenciar la quema de grasas, pueden usarse intermitencias de 15 segundos a máxima intensidad (FC= 220-edad) y recuperarse por 20 segundos al 60% de la FCmax.(Frecuencia Cardiaca Máxima)

Entonces, el método intermitente para quemar grasas propone incluir fases de alta intensidad que no se pueden mantener por más de unos pocos segundos y por lo tanto, se realizan fases de recuperación a menor intensidad por corto tiempo.

Esto produce progresivamente la acumulación en el músculo de algunas sustancias que inhiben la utilización de glucosa como fuente de energía y al mismo tiempo, no se puede usar fosfocreatina, entonces el aporte energético debe estar dado por la oxidación de las grasas.

Así, podemos quemar grasas pedaleando a una gran intensidad por corto tiempo y reduciendo la intensidad, también por períodos cortos.

Este método además, es bien tolerado por personas con escasa resistencia, en los que puede extenderse el tiempo de recuperación hasta los 40-50 segundos y a medida que se gana en estado físico, se reduce el mismo para obtener mayores resultados.

Se puede aplicar el método intermitente tras un trabajo previo que nos permita preparar al cuerpo para un arduo esfuerzo.

Es un método más que puede usarse para ganar resistencia en grandes atletas o bien, aplicarse de esta manera para quemar grasas en individuos que lo necesitan por su salud.

 

…..Quemando grasa.

A pesar de que muchos atletas se alimentan antes de entrenar, varios estudios indican que hacer ejercicio cuando el cuerpo contiene pocos alimentos podría ser una buena manera de eliminar grasas. En una monografía reciente, investigadores europeos descubrieron que los ciclistas que entrenaban antes de comer quemaban una cantidad de grasa bastante mayor que los que se alimentaban primero.

Los músculos suelen tomar energía de los hidratos de carbono. Esta es la razón por la que atletas de primer nivel pueden comer mucho antes de una competencia. Sin embargo, si el deportista no ha comido, su cuerpo no tiene tantos carbohidratos en sus reservas, lo que obliga a su sistema a quemar la grasa, dicen los científicos.

“Cuando uno se ejercita (sin haber comido), la adrenalina está alta y la insulina, baja”, dijo Peter Hespel, profesor de fisiología del ejercicio en la Universidad de Leuven en Bélgica. “Esa relación es buena para que los músculos oxiden (disuelvan) más ácidos grasos”. Por eso es que quienes entrenan sin haber comido queman más grasas que si lo hubieran hecho, agregó.

La investigación

En un estudio publicado en abril, investigadores de la Universidad de Birmingham y otras instituciones pidieron a siete personas que anduvieran en bicicleta tres veces por semana y, una hora después, sostuvieran una sesión intensa de ejercicios sin haber comido. Otras siete personas hicieron lo mismo, sin la obligación de permanecer en ayunas.

Aunque el primer grupo tuvo un rendimiento menor que el otro en los ejercicios intensivos, sus integrantes quemaron una proporción mayor de grasas que de hidratos de carbono comparados con los del segundo. Los resultados se publicaron en la revista científica Medicina y Ciencia en los Deportes y el Ejercicio, del Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva.

En 2008, Hespel y sus colaboradores probaron los efectos de la alimentación en hombres que hacían entrenamientos de resistencia. Detectaron entre los que no habían comido un aumento en la cantidad de proteínas usadas para procesar la grasa, lo que indica que sus cuerpos estaban predispuestos a quemar más lípidos por haber ayunado.

Hespel recomendó que la gente realice este tipo de entrenamiento antes del desayuno, porque comer carbohidratos interrumpe el procesamiento de grasas por unas seis horas.

Otros expertos advirtieron que la grasa que se quema de esta manera está mayormente en los músculos y, por lo tanto, no hará gran diferencia para quienes buscan perder peso.

Para los deportistas aficionados que quieren mejorar su régimen de ejercicios, algunos especialistas recomiendan programar con regularidad una sesión de entrenamiento sin haber comido.

“Si haces una corrida larga e intensa sin desayunar una vez por semana, esta corrida te entrenará para quemar grasas”, dijo Ron Maughan, profesor de deportes y ciencias de la salud en la británica Universidad Loughborough. “Y el resto de la semana, come muchos hidratos de carbono para poder entrenar fuerte”.

Otros dijeron simplemente que no es bueno practicar deportes sin haber comido aunque sea una porción pequeña.

“Si el azúcar en la sangre está baja, uno podría marearse y podría no ser capaz de ejercitarse tan bien como si estuviera bien nutrido”, dijo Alexis Chiang Colvin, médica deportiva del hospital Mount Sinai Hospital de Nueva York, que recomendó comer una banana u otro bocado menor antes de entrenar.

Be Sociable, Share!

Sin artículos relacionados.

Comments are closed.