La falta de ejercicio físico en los más jóvenes puede adelantar la aparición de las patologías cardiovasculares

Posted by admin on enero 18th, 2013

Recientemente se ha celebrado en la fundación Ramón Areces el simposio «Implicaciones cardiovasculares del ejercicio, el deporte y la obesidad», coordinado por el doctor Enrique Asín Cardiel, jefe de servicio de Cardiología de los hospitales La Zarzuela San Francisco de Asís. Presidente de honor de la Sociedad Española de Cardiología, Asín Cardiel ha dirigido también el Instituto de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal.

-¿El sedentarismo en niños y jóvenes puede adelantar la aparición de patologías cardiovasculares consideradas de adultos?
-Sin duda. Este es probablemente uno de los problemas sanitarios principales de nuestra civilización. Cada vez es mayor el sobrepeso entre los niños, y cuando empieza en la infancia hace que lahipertensión y el colesterol elevado, dos factores de riesgo excepcionales a esta edad, ya no lo sean tanto en niños que no hacen ejercicio.

-¿Qué ventajas tiene el ejercicio en los niños?
-Empezar en infancia y adolescencia crea hábitos que repercuten en una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares, porque no llegan a la edad adulta con sobrepeso. Además, en la adolescencia, el ejercicio les distrae de las drogas y el alcohol.

-¿Pueden hacer ejercicio todas las personas? 
-El ejercicio físico lo debe hacer todo el mundo, y cuanto más mejor, pero adaptado a las condiciones físicas de cada edad y situación cardiovascular, para no correr riesgos. Esta nueva endemia de sobrepeso y obesidad de nuestra sociedad se debe a los hábitos modificados en el ser humano. Nos trasladamos en coche, hacemos el menor esfuerzo físico posible para todo, tenemos una dieta con exceso de calorías y alto contenido en grasas que nos lleva al sobrepeso.

-¿Es necesario hacerse algún chequeo?
-Depende del tipo de ejercicio. Si es moderado, como caminar diariamente una hora a un ritmo un poco rápido y no hay ningún síntoma que lo aconseje, no es necesario hacer estudios previos, salvo los chequeos periódicos que correspondan a cada edad. Pero si se trata de un ejercicio físico más intenso, ya sea un deporte de competición o recreativo, sí debe hacerse un estudio cardiológico, aunque no sea muy profundo.

-¿Un electrocardiograma es suficiente?
-Esta cuestión ha sido muy debatida en el simposio. Hay diferentes opiniones. En EE.UU., donde el porcentaje de personas que hacen deporte de alto nivel es muy elevado, consideran que hacer un ECGes un gasto importante. Además, esta prueba no detecta todos los problemas que provocan muerte súbita. Por eso hacen la historia y exploración clínica y sólo cuando hay sospecha, un electro. Frente a esto está la postura europea, iniciada por los italianos y asumida por las sociedades científicas, que recomienda a todas las personas que vayan hacer ejercicio físico a nivel deportivo que se hagan un ECG. Entre otras cosas, porque en Europa esta prueba es más barata.

-¿Después de una enfermedad cardiaca es importante hacer ejercicio?
-Lo aconsejamos siempre. Es recomendable hacerlo de forma rutinaria y permanente para controlar la progresión y evitar nuevos episodios. Después de un infarto es muy importante un programa de rehabilitación programado, donde se vigila y adapta el ejercicio físico a cada paciente. Las unidades de rehabilitación postinfarto son muy útiles, pero no disponemos del número suficiente. Por eso hacemos una prueba de esfuerzo y adaptamos el nivel de ejercicio físico a la respuesta del paciente en la prueba.

-¿En mujeres, la prueba de esfuerzo es concluyente? 
-Tiene menor valor diagnóstico porque hay más falsos positivos.
El corazón de los deportistas es diferente
«Con la práctica de ejercicio el corazón puede tener cierto grado de hipertrofia y dilatación de las cavidades cardiacas que hasta cierto límite se considera normal. Por encima de ese límite se considera patológico, como ocurre en la cardiomiopatía hipertrófica, que tiene riesgo de muerte súbita. Las cifras de muerte súbita en deportistas es muy variable y depende de la edad de los grupos analizados. Puede estar entre 0,6 – 2,6 casos al año por cada 100.000 deportistas. El desencadenante final casi siempre es una alteración del ritmo cardiaco, por eso es muy importante que en todos los centros donde se hace ejercicio físico de competición haya desfibriladores».

Be Sociable, Share!

Artículos relacionados:

  1. EL PRIMER CICLO MENSTRUAL PUEDE PREDECIR EL RIESGO DE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES
  2. Ejercicio para mejorar la salud cardiovascular
  3. Descubre Hormona que sustituye al ejercicio.
  4. Estudio pionero demuestra la eficacia del ejercicio dirigido y la dieta personalizada contra el sobrepeso y la obesidad

Comments are closed.